fbpx

Si hay algo que no se puede negar detrás de la angustia que significa recordar la guerra de Malvinas, es que aquellos hombres que participaron del enfrentamiento dieron TODO POR LA PATRIA.

Resulta escalofriante pensar por un minuto en aquellos 649 hombres que decidieron dejar todo, incluso su vida, por recuperar las Islas.

La pregunta recurrente y de debate es ¿Tanto debe dejar una persona por ese sentimiento de patriotismo, por la patria? ¿Ese sentimiento de patriotismo acaso no llevó a la muerte a 649 hombres y sus familias?

Nadie duda del heroísmo de los soldados, que con honor se embarcaron a una hazaña y que quedaron grabados en el recuerdo de las generaciones futuras que leerán y se enorgullecerán de saber que fueron argentinos.

Sin embargo, a 37 años del comienzo de la guerra, el dolor profundo por cambiar 649 vidas por la patria…no cesa.

Un pasaje que se viralizó en las redes relata «Váyanse ustedes que tienen hijos. Yo me quedo» gritó OSCAR ISMAEL POLTRONIERI mientras disparaba contra más de 600 ingleses desde el Monte Dos Hermanas en las ISLAS MALVINAS hace 37 años.

Oscar Ismael Poltronieri con 18 años y siendo analfabeto, por sus acciones de combate durante la batalla del «Cerro Dos Hermanas» en la Guerra de Malvinas, quien era operador de una ametralladora, y desoyendo la orden de retirada y quedándose combatiendo él solo, permitió el repliegue de todos sus compañeros (más de 150 soldados incluidos sus superiores) a zonas seguras y disparando al enemigo con su única boca de fuego.

Impidió el avance de todo el dispositivo ofensivo británico durante más de 10 horas. No podía moverse por estar herido. Prefirió quedarse cubriendo la retirada de sus compañeros, consciente de que, herido como estaba, los iba a retrasar . Solito, herido y de noche, se bancó enfrentar a los soldados más profesionales del mundo.

Por este acto recibió la medalla «La Cruz de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate». Es el único soldado conscripto vivo en recibir la máxima condecoración que otorga nuestra Nación.
Luego de la Guerra, Oscar intento suicidarse, vendió baratijas en los colectivos y trabajó de remisero.

PERO lo más importante fue que soldados y oficiales ingleses lo buscaron para expresar su admiración por él y fue condecorado en Inglaterra con «La Cruz de Hierro al Valor». En los colegios de nuestro país los alumnos no lo conocen, no saben quién es.

La historia es contar, narrar los acontecimientos, hechos, junto a sus personajes los verdaderos protagonistas. Al contar y compartirlo colaboramos con el maravilloso proceso de construcción de la memoria y el HONOR de un pueblo, de una NACION ARGENTINA y su transmisión a las generaciones.

«…Los únicos héroes que se mueren son los que se olvidan…»

Dejanos Tu comentario