fbpx

Al fin empezó a transitar el mes de septiembre y con él llega la ansiedad de los adolescentes por volver a vivir semanas inolvidables.

Los ‘viejos’, que ya pasaron por ese momento, se mimetizan al escuchar un cántico de aliento para la escuela que los acogió en la secundaria. Y no escatiman en tararear al menos una parte de las canciones que tantas alegrías les robó.

Los estudiantes de secundaria están preparando sus banderas, mascotas y entrenando para brillar en escenarios y canchas. Así lo viven todos los estudiantes, principalmente aquellos que están en los últimos años y que son los mayores de cada escuela.

Pero cuántos recuerdos trae la semana estudiantil para todos. Para los que ven tan lejos aquellas tardes enteras metidos adentro de la mascota que aunque ya tenía todos los olores existentes se adentraban en ella con tal de pasar gratis a ver un partido.

Dedicar días enteros, sacrificando los fines de semana para hacer un carro de farándula, era muy satisfactorio cuando en el baile estudiantil decían que la obra maestra de tu curso había ganado un premio.

Para quienes fueron y serán delegados no olvidarán jamás las fiestas a escondidas del resto «exclusivas para delegados» o las eternas reuniones para ponerse de acuerdo en algún punto.

Hay dos formas de ver la «Semana estudiantil»; una de ellas es con los ojos de los jugadores que cargan con la semejante responsabilidad de llevar la escuela a lo más alto del podio y luego ser de los más aclamados por haber sido parte del equipo campeón. Ni hablar si clavabas un gol o tanto en el último segundo. Te conocían todos y pasabas a ser el más popular de la escuela y el más odiado por los rivales.

La otra mirada es la de los ‘chancletas’ esos que nunca atinaron en ningún deporte pero les encomendaban hacer banderas y terminar difónicos de tanto alentar. Esos especialistas en cortar las hojas de carpetas viejas para hacer papel picado, vale mencionar que en ellas probablemente se escapaba algún examen desaprobado del año actual.

A los mentirosos les tocó siempre jugar al truco, a los creativos recitar algún poema y a los deshinibidos actuar en una obra de teatro.
Cada uno con una función importante dando todo hasta el final. Siempre el objetivo fue la challenger y eso solo se lograba «tirando todos para el mismo lado».

De los momentos más significativos durante estas semanas se encuentran, la apertura y presentación de banderas y mascotas, el baile y elección de reina y rey estudiantil, la farándula y el picnic del Día de la Primavera.

Históricamente el famoso picnic ayornado por una banda musical popular y de momento es de los instantes más esperados por los chicos, una fiesta hecha para ellos. Por eso, la banda o artista elegido es y será siempre en función de la música que escuchen los adolescentes según la moda. Lejos quedó el show de «La Mona Giménez», «Volcán», «El Símbolo», «La Konga», Banda XXI», por mencionar algunos convocantes del pasado. Pero ahora, los chicos escuchan trap y entonces, trap tendrán en el picnic estudiantil.

Los personajes de la semana estudiantil son muchos, será inevitable no encontrar afinidad con alguno ¿te sentís identificado?:

La mascota: el alumno que se introduce en la mascota y se banca el ‘chivo’ de todos los que pasaron por ella.

El multideporte: ese alumno o alumna que se inscribe en todos los deportes.

El barra brava: el que pasa noches sin dormir inventando canciones para alentar.

El repetidor: ese buen jugador que con tal de jugar un año más, es capaz de repetir de año, aunque los padres no supieran la razón.

El descompuesto: que pide que lo vayan a retirar de clases para asistir a los partidos.

El actor: ese que se planta arriba del carro aunque le toque actuar de piedra, siempre va.

Las porristas: el grupo de chicas que aunque sin coreo van pintadas de colores representativos y no se pierden ni un partido.

El enano: ese delegado de seguridad que no para ni a un enano de jardín.

Eterno estudiante: el que está cerca de jubilarse pero sigue yendo a ver los partidos.

Los Reyes: si fuiste rey o reina no podés negar que fue el año de más levante en toda tu vida.

El/la Dandie: que se hecha el ropero encima para ir al «poli», varón con lentes, gorra, jeans a la moda. La chica con top, short, maquillaje hasta en el cuello.

Cada año aparece un nuevo personaje y éste no será la excepción.

Falta poco para el gran evento popular creado para los estudiantes. Una etapa de la vida que no se olvida y siempre se recuerda con mucha nostalgia.
«Semana Estudiantil 2018»

Dejanos Tu comentario