fbpx

Los Senadores Pablo Priore y Rolando Baldasso, del bloque PRO, presentaron un proyecto de Ley, que establece un protocolo de detección temprana del síndrome de abstinencia neonatal

El proyecto fija un Protocolo de Prevención de Adicciones (PPA) llevado a cabo durante el control prenatal, que permite evaluar el riesgo para el bebé, mediante una serie de preguntas que se le hacen a la madre.

También fija el protocolo médico a seguir durante el embarazo, y los primeros pasos a seguir apenas nace el bebé, para brindar una atención temprana del síndrome en casos de riesgo o ya detectados.

A lo expuesto se suma el acompañamiento interdisciplinario a la madre en el tratamiento de sus adicciones.

El cumplimiento de los protocolos es de carácter obligatorio para todos los establecimientos públicos, de gestión estatal o de la seguridad social, y privados del área de Salud de la provincia de Mendoza.

Senadores Rolando Baldasso y Pablo Priore

Antecedentes:
En el Hospital Luis Lagomaggiore, en 2017, del total de los nacimientos se detectaron 160 niños con alguna sustancia en sangre.
Ya para el año 2019, en Mendoza, el 80% de los bebés recién nacidos en asentamientos tiene restos de cocaína en la sangre, desarrollando el síndrome de abstinencia, lo que origina convulsiones.

La patología:
El síndrome de abstinencia neonatal es un conjunto de afecciones que sufre un recién nacido que estuvo expuesto a drogas adictivas opiáceas mientras estaba en el útero de la madre.

Este síndrome se puede presentar cuando una mujer embarazada toma drogas como la heroína, la codeína, la oxicodona (Oxycontin), la metadona o la buprenorfina, alcohol, benzodiacepinas, barbitúricos, y ciertos antidepresivos (ISRS), etc.

Éstas y otras sustancias atraviesan la placenta que conecta al bebé con su madre en el útero y como consecuencia el bebé se vuelve dependiente de la droga, al igual que la madre.

Por eso al nacer, cuando ya no recibe del cuerpo materno la droga, el bebé sufre consecuencias diversas de su dependencia, que dependerán de varios factores, como el tipo de droga que consume la madre, la cantidad de sustancia a la que ha estado expuesto, si es prematuro o no etc.-

Los síntomas generalmente empiezan de 1 a 3 días después del nacimiento o pueden tardar hasta una semana en aparecer. Por esto, el bebé frecuentemente necesitará quedarse en el hospital para observación y monitoreo hasta por una semana.

Dejanos Tu comentario