Woman holding house model in the countryside
inmodata

Preocupación por un informe: los alquileres mendocinos subirían más del 200% durante junio

El informe de Inmodata prevé un aumento del 233% en los alquileres desde junio, basándose en el Ripte y el IPC.

A partir de junio, los alquileres en Mendoza sufrirán un fuerte incremento del 233%, según el último informe de Inmodata. Este ajuste se basa en la actualización del Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) y el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que reflejan el impacto de la inflación y los salarios en el mercado inmobiliario.

Para poner en perspectiva este aumento, una familia que pagaba $90.000 al mes hasta mayo, deberá abonar $300.360 a partir del próximo mes. Este considerable ajuste pone en evidencia la presión inflacionaria y los desafíos que enfrentan los inquilinos en la provincia.

En contraste con el incremento de los alquileres, el informe de Inmodata destaca una notable mejoría en la oferta de bienes inmuebles en el Gran Mendoza. Al cierre de mayo, la cantidad de propiedades disponibles para compra y alquiler aumentó significativamente. Las casas en venta crecieron un 66% y los departamentos un 43%. En cuanto a alquileres, las viviendas disponibles aumentaron un 46% y los departamentos un 69%.

Esta dinámica de mercado se ve impulsada por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 70/2023, que desreguló ciertas actividades, promoviendo un incremento del 331% en la oferta de viviendas en alquiler y un 326% en la de departamentos desde diciembre de 2023 hasta mayo de 2024.

Otro dato relevante del informe es el costo de adquirir una propiedad en Mendoza Capital. Un empleado de comercio promedio, con un sueldo de $723.000 según el Centro de Empleados de Comercio (CEC), necesita 1,10 sueldos para comprar un metro cuadrado de un departamento usado de dos habitaciones sin cochera. Para adquirir una propiedad deluxe, como un departamento a estrenar con amenities y seguridad, se requieren 3,31 salarios promedio por metro cuadrado.

El relanzamiento de los créditos hipotecarios UVA es visto como un factor positivo para el sector inmobiliario, facilitando el acceso a la vivienda propia con financiamiento a largo plazo. Este impulso financiero podría contribuir a equilibrar la oferta y la demanda en el mercado, moderando el impacto de los incrementos en los alquileres.

Fuente: Memo

+ Noticias