fbpx

El operativo estuvo a cargo de guardaparques con apoyo de efectivos de la Policía, a partir de información aportada por los vecinos de esta área natural protegida: Manzano histórico – Portillo Piuquenes. Un alga exótica y cómo prevenir su propagación.

Guardaparques de la Dirección de Recursos Naturales Renovables informaron el secuestro de 90 truchas y elementos utilizados para la pesca ilegal y luego de constatar por acta la infracción fueron puestos a disposición del Ministerio de Seguridad.

Guardaparques de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, responsables del control y fiscalización del Área Natural Protegida Manzano Histórico – Portillo Piuquenes, realizaron patrullajes en las inmediaciones del Arroyo Grande de la Quebrada con apoyo de efectivos de la Subcomisaría de Manzano Histórico. El operativo inició a partir del aporte de datos precisos de pobladores de la zona, que permitieron dar con cuatro individuos que se encontraban pescando de manera ilegal.

Los infractores fueron desinfectados y la pesca desnaturalizada (destruida), para evitar la contaminación, ya que este arroyo se encuentra vedado por presencia de un alga exótica invasora conocida como Didymo Moco de Roca.

El director de Recursos Naturales Renovables, Sebastián Melchor, destacó la labor de los guardaparques y resaltó la importancia del incremento de los controles y patrullajes en la zona, siendo esta acción complementaria a la educación y concientización para que los usuarios sean aliados en el control de esta alga exótica invasora.

Los pasos para asegurase de que los objetos que ingresaron o van a ingresar al agua no cuentan con presencia de Didymo son simples y no requieren de mayores insumos. El procedimiento se realiza en tres pasos: remover, lavar y secar antes y después de ingresar un elemento al agua. Remover restos de barro, arena, plantas y algas de la ropa, calzado, embarcaciones y equipos de pesca.

Lavar con detergente o sumergir en lavandina al 2% o en agua a 60ºC durante al menos un minuto todo lo que haya estado en contacto con el agua. Por último, secar al aire o al sol el calzado, ropa y equipos.

El hecho de que sea el ser humano el mayor vector de propagación genera la necesidad de un compromiso por parte de los usuarios de los ríos, arroyos y espejos de la provincia para controlar la dispersión.

Quienes deseen consultar sobre esta especie y los efectos que tiene sobre el ecosistema, pueden contactar: www.ambiente.mendoza.gov.ar, o en la Dirección de Recursos Naturales Renovables a los teléfonos 4252090 y 4257065, de 8 a 13, de lunes a viernes.

Dejanos Tu comentario