fbpx

Hoy conoceremos la historia de Sofía Paloma Martín, una tunuyanina que logró vivir durante 6 meses en el continente europeo.

Gracias al programa «Movilidad» otorgado por la Universidad Nacional de Cuyo, logró acceder a una beca universitaria a través de su postulación. El mismo consiste en presentar certificados de todo tipo de formación que hayas recibido, ya sea académica, artística, deportiva, experiencia laboral, idiomas etc. Esto es tabulado para luego obtener un puntaje y pasar a la etapa de entrevista. La UNCuyo le brindó pasajes ida y vuelta y dinero por cada mes de estadía en el país europeo.

Paloma quedó entre los 6 primeros puestos de 400 que se habían presentado y fue ahí cuando eligió su destino. El lugar elegido para vivir durante 6 meses fue Nuremberg, Alemania, aunque logró conocer países como Polonia, Italia, Austria, Croacia, Eslovenia, Inglaterra y España

NDI dialogó con Paloma quien cuenta su experiencia

¿Que te impulsó a acceder a la beca y viajar?

Mi impulso fue a raíz de mis ganas de crecer profesionalmente. Estaba en 3er año de la facultad y sentía que era mi tiempo para irme. Esas ganas de comerme el mundo, literal.

Si tuvieras que elegir alguno de los lugares donde estuviste, ¿cuál sería? ¿por que?

De los lugares que visite, me quedo con Roma. Fui sola allí porque tenía un viaje de estudios en La Ciudad de L’aquila, una especia de intercambio que organizó mi facultad Alemana, donde nos reunió a estudiantes italianos y alemanes y yo (colada porque me invitaron) para debatir sobre temáticas sociales.

Estuve una semana en Italia y quedé fascinada. Sobre todo Roma ya que es una ciudad muy particular porque vos no encontrás los lugares, ellos te encuentran a vos.

Yo llegue y dije «bueno voy a dar una vuelta» y de repente estaba en el Coliseo. Es mágico como se combina lo moderno con lo antiguo, todo lo que es el casco Romano. Te sentís en una película

¿Que tenes para sugerir de ese lugar a quien lo visite? ¿Alguna comida o lugar que no deberían dejar de visitar?

No deberían dejar de ir al Foro Romano porque sentís que estás metido dentro de la historia. Comer una buena pasta, y tomar un buen helado. En todos lugares son buenos Jauja no puedo decir uno pero ese fue el lugar qué visité que más me gustó.

Sin embargo, mi lugar en el mundo fue Nuremberg, donde viví. La ciudad favorita de Hitler, donde el planeó crear el imperio nazi, que afortunadamente no pudo. Es una ciudad llena de historia, de castillos medievales, de museos, de túneles secretos y de propuestas culturales.

De Nuremberg no deben dejar de visitar el Doku Zentrum que es un museo sobre la segunda Guerra mundial donde se encuentra el Coliseo Nazi y obviamente tampoco deben perder el Castillo Imperial que está en medio de la Ciudad.

Tambien comer un buen Brezel mit Butter con una Weiß Bier que es la cerveza característica de la zona.

¿Cuál fue el aprendizaje o cambio personal que te ha generado el viaje?

Tantos… La posibilidad de vivir en otro lado del mundo, del primer mundo como es Alemania y ver como todo funciona. ¡No hay pobres!

Cuando me fui me sobró un montón de ropa que no podía llevar por el peso, elementos de cocina y comida, entonces fui a una iglesia y les dije; «Hola me vuelvo a Argentina y quería donar esto» me dijeron que lo lleve a otro lado porque no lo necesitaban. Es asombroso. Tienen todo realmente porque su economía les da gran estabilidad.

Además, la posibilidad de hacerte amigos de todo el mundo, de sentir que conectas tanto con una amiga de Grecia como si fuera Argentina, que todos somos iguales, que soñamos, pensamos y creemos lo mismo.

Las maneras de expresar amor que cada cultura lo manifiesta de manera diferente. Como nos comunicamos con el otro. El hecho de aprender en una institución afuera, con profesores internacionales de China, Estados Unidos, Alemania, etc.

Crecí mucho también desde lo laboral debido a que estuve de pasante en una radio (Radio Z) en tres programas diferentes y aprendí muchísimo.

Ser conductora en inglés fue una experiencia de otro nivel. Participe en un programa latino que debatía las problemáticas de Almería latina y también en un Programa que difundía información para los refugiados e inmigrantes.

En fin, conocer otras realidades te abre mucho la cabeza, creces, aprendes todo el tiempo.

Por último, si tuvieras que dar una palabra de aliento a esa persona que aún no se anima a dar el paso, ¿que le dirías?

Animensé, haganlo, no lo piensen. Hay un mundo fuera esperando para ver, los conozcas, donde sueñes. Una realidad diferente a Argentina que vale la pena conocerla, vivirla y sentirla.

Siempre en cada lugar del mundo vas a encontrar a un amigo o ayuda. A pesar de que los afectos estén lejos, habrán personas que te harán sentir como en casa.

Dejanos Tu comentario