sin titulo1 (6)-min
Cambio climático

Los océanos experimentan un calentamiento histórico y desata una alarma en la vida marina

Los océanos han alcanzado una temperatura récord de 20.96 grados Celsius debido a la quema de combustibles fósiles, amenazando la biodiversidad marina y la seguridad alimentaria global.

Un récord ha sido marcado por los océanos del mundo, pero esta vez no es un logro que merezca celebración. Los registros de temperatura en la superficie oceánica han alcanzado un inédito punto de 20,96 grados Celsius, según los datos proporcionados por el Observatorio Climático de la Unión Europea, Copernicus. Esta elevación térmica genera preocupaciones significativas para el clima global, la biodiversidad marina y las comunidades costeras que dependen de los recursos marinos.

Este aumento alarmante en la temperatura de los océanos está estrechamente ligado a la quema indiscriminada de combustibles fósiles, incluyendo carbón, gas y petróleo, cuyas emisiones contaminantes están calentando las aguas marinas de manera acelerada. El Observatorio Climático de la Unión Europea ha confirmado que esta cifra histórica se alcanzó el pasado 30 de julio, superando el récord anterior de 20,95 grados en marzo de 2016.

La comunidad científica ha advertido sobre las consecuencias devastadoras de este fenómeno. Las olas de calor marinas están provocando migraciones y extinciones de diversas especies, además de introducir especies invasoras que alteran los ecosistemas acuáticos y amenazan la pesca y la acuicultura. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha alertado sobre estos impactos, resaltando la urgente necesidad de abordar esta problemática.

Las implicaciones negativas no se detienen ahí. Las aguas oceánicas más cálidas también influyen en la capacidad de los océanos para absorber dióxido de carbono (CO2), lo que a su vez perpetúa el ciclo del calentamiento global. Además, existe una preocupante perspectiva de que las temperaturas marinas aumenten aún más debido al desarrollo del fenómeno de El Niño, según la OMM.

Los expertos anticipan que los efectos más severos de este fenómeno se sentirán en los próximos meses y años. Si bien factores a corto plazo, como El Niño, pueden tener un impacto inmediato, la raíz de esta problemática reside en la acumulación a largo plazo de gases de efecto invernadero en la atmósfera, principalmente originados por la quema de combustibles fósiles.

La situación es alarmante en varias regiones. En la costa de Florida, las temperaturas han alcanzado niveles excepcionales, incluso registrando 38,3 grados Celsius, lo que podría establecer un nuevo récord mundial en mediciones puntuales. Además, el Océano Atlántico Norte ha experimentado un aumento significativo de temperatura, atrayendo la atención de los científicos como un punto crucial para observar los efectos del calentamiento global.

Afecta directamente en la vida marina cómo si fuera un incendio

Las olas de calor marinas han aumentado su frecuencia en las últimas décadas y podrían intensificarse aún más si no se toman medidas concretas para reducir las emisiones contaminantes. Líderes mundiales, como el Secretario General de las Naciones Unidas, han urgido a la acción para frenar la emisión de gases de efecto invernadero. La próxima conferencia sobre el clima, COP28, a realizarse en Dubai, Emiratos Árabes, se espera que aborde este crítico tema, con el enfoque en la necesidad de reducir el uso de carbón, petróleo y gas.

La biodiversidad marina también enfrenta una grave amenaza. Especies como corales, esponjas, algas y moluscos están siendo impactadas por estas olas de calor marinas, y la mortalidad de estas especies podría aumentar si no se toman medidas inmediatas. Los océanos, que han absorbido aproximadamente el 90% del exceso de calor generado por la actividad humana, enfrentan un futuro incierto a menos que se actúe de manera decisiva para mitigar el cambio climático.

+ Noticias

servicio meteorológico

Por: Redacción NDI