fbpx

Al contar con el acceso a estas tecnologías en la producción, permitirá a los estudiantes conocer nuevas formas de ensayos, experimentar diversas variables en cuanto al agua, temperatura y luz para los cultivos.

Esto es debido a un Proyecto de Mejora Institucional, donde se construyó un invernadero de aproximadamente 200 metros cuadrados. La misma, cuenta con dos «naves» techadas con policarbonato, sus paredes son de nylon de alta resistencia, y la estructura está galvanizada con el fin de garantizar su durabilidad.

«Dentro de cada nave, se dispone de diferentes sistemas de riegos automatizados, es decir, se programan desde una aplicación que se accede vía red, a un navegador de internet, y desde ahí, se administra la información para prender o apagar los riegos de manera automática». Estas acciones, incluyen riego por mangueras en el piso, riegos por aspersores aéreos, riegos por difusores o neblinas, y cada uno de ellos, puede ser programado con hora de inicio y hora de fin o por ciclo de prendido y ciclo de apagado.

También cuenta con un calefactor con resistencias eléctricas y un ventilador que logra la distribución del aire caliente, con el fin de ambientar la temperatura de toda la nave, también de manera automática.

Por su parte, el sistema de iluminación podrá ser programado dentro de cada nave, de esta manera se podrá trabajar con diferentes ensayos y regular las horas de luz adecuada.

«Dentro de la nave norte se, ha instalado un sector con cultivos sin tierra (hidroponia) con un motor que hace circular el agua de manera continua por ciclos. Al igual que los otros sistemas de riego, el cultivo por hidroponia permite una programación automatizada indicando hora de inicio y finalización de la circulación de agua por las cañerías, o con ciclos de encendido y apagado»

Además, en los costados de cada nave, se dispone de un sistema de ventanas con manipulación manual de subida y bajada. Al cerrarse, logra impedir que el viento ingrese (el viento Zonda, por ejemplo), esto maximiza su vida útil.

Así mismo, la nave cuenta con un extractor de aire caliente para mantener la temperatura dentro de los invernaderos. Cada extractor está conectado al sistema automatizado, permitiendo que se enciendan y apaguen en el segmento establecido de temperatura y tiempo.
Y un sensor de temperatura, humedad y de luz. De manera continua, cada 10 minutos, el sistema emite una señal a un servidor, almacenando todos los registros de temperatura, humedad y luz de cada una de las naves.

Se estima que durante el cierre de este ciclo lectivo, se iniciarán algunas plantaciones bajo cubierta, de modo experimental, y para el ciclo 2020, se pretende, desde  la coordinación del área técnica y la dirección de la escuela, armar, junto a los docentes, un cronograma de plantación bajo cubierta contínuo, de marzo a diciembre, que maximice la experimentación, los cultivos fuera de estación y por supuesto, que se garanticen aprendizajes significativos y relevantes para todos los estudiantes de la Escuela Técnica Agropecuaria «Maestro Ángel Oscar Funes».

Dejanos Tu comentario