fbpx

Por Daiana Collovati

Las heladas y la erradicación de los montes de la fruta, las principales causas de la disminución de la cosecha.

El informe presentado por IDR (Instituto de Desarrollo Rural) expresa que este año se cosecharán 2245 toneladas de cereza, lo que demuestra una notable disminución de cosecha, y significa solo un tercio, comparado con el volumen de hace diez años. Esta estimación se realizó luego de medir 57 cuarteles de Maipú, Guaymallén, Luján de Cuyo , Las Heras y Valle de Uco.

La cereza es un producto clave para la provincia, ya que inicia la temporada de cosecha y equivale al 1,52% del total de superficie cultivada con frutos en Mendoza, las cuales se distribuyen mayormente, en la zona norte y el Valle de Uco.

El Presidente de la Federación Económica de Mendoza y productor, Alberto Carleti, dialogó con NDI y expresó: «La realidad es que la cosecha va a ser menor que esos volúmenes, es difícil estimar pero quizás estemos entre 1500 y 1800 toneladas en total, porque la merma sobre todo en el Valle de Uco es muy significativa, esta zona es donde existe mayor cantidad de cerezas».

Por otra parte, Carleti explicó que desde el sector de la cereza han pedido un nuevo censo por parte del IDR.

«Nosotros desde el sector de la cereza hemos pedido al IDR que cense nuevamente, porque uno de los factores determinantes para estimar la cosecha es tener un cálculo de las hectáreas de cereza, que posiblemente este entre las 500 y 600 hectáreas en Mendoza».

El empresario explicó la importancia de saber la cantidad de hectáreas plantadas en Mendoza, ya que con los volúmenes de plantación que existen actualmente, difícilmente se llegue a una cosecha normal de 6.000 toneladas.

DESAFÍOS

Con miras hacia el futuro, Alberto Carleti se mostró positivo frente a la posibilidad de apertura del mercado Chino a través del transporte netamente marítimo, que puede ser una posibilidad para recuperar el cultivo y que se vuelva a plantar cereza.

«También tenemos que ser conscientes de que no tenemos el material genético ni portainjertos, ni definidas las variedades que deberíamos plantar, nos falta un poco de investigación para tener una decisión acertada.

Pero para recuperar el cultivo debemos saber las zonas en que se va a plantar, a Mendoza le va a convenir a futuro para salirse del pico de cosecha de Chile, que tiene el mayor volumen del hemisferio sur y es el productor más importante. Mendoza tiene que tratar de posicionarse en las cerezas más tempranas y tratar de producir en las zonas más tempranas para colocarse en las producciones de fines de octubre y noviembre, por lo que es necesario un poco de investigación y prueba para tomar las mejores decisiones al respecto» concluyó Carleti.

Dejanos Tu comentario