camiones en el Paso Cristo Redentor

Los motivos de la fuerte crítica de los empresarios contra las autoridades del Paso Cristo Redentor

Los empresarios mendocinos están cansados del accionar de las autoridades fronterizas en los cortes de camino.

La Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) lanzó fuertes críticas contra las autoridades del Paso Internacional Cristo Redentor por los constantes cierres y las consecuencias económicas que eso trae a Mendoza.

Los empresarios aseguran que el cruce termina siendo cortado por si acaso y no se le da la importancia que tiene a nivel estratégico y económico en la provincia.

Por lo mismo desde la unidad sacaron un comunicado presentados sus quejas por el daño que se hace a los camioneros y empresas que se dedican a cruzar entre los países.

Haciendo hincapié en que Mendoza no puede creer que es el paso binacional más importante y terminen cerrando el paso ante cada eventualidad.

Paso Cristo Redentor
Paso Cristo Redentor.

La fuerte carta de los empresarios

El Paso Internacional Cristo Redentor “es un caos”, según lo expresado por quienes transitan por motivos laborales, esa tan importante como abandonada a la buena de Dios, conexión con nuestro vecino país de Chile. UCIM reclama desde hace tiempo este tema y ha llevado este reclamo a instancias nacionales.

“Cortan por si acaso” es la triste conclusión de quienes sufren con estas decisiones.

Tras reuniones, cambio de políticos, personajes, más reuniones, declaraciones a los medios, nada cambia. Con todas las contingencias que se deben afrontar, los costos se vuelven insoportables, según empresarios del transporte que cada año padecen demoras, inactividad, falta de garantías para cumplir con el trabajo con el que se comprometieron por motivos absolutamente ajenos a su responsabilidad.

El perjuicio al comercio sigue igual, el problema humanitario también. Nadie le da el valor que tiene este paso, en lo estratégico y el aporte que a la economía y el desarrollo significa. No solo se lastima al sector del comercio internacional que no es para nado tenido en cuenta sino que además, el sector turístico se ve perjudicado.

A la gran cantidad de problemas que se enfrentan los camioneros que deben transitar, realizar trámites y permanecer en la ruta con los mínimos servicios, se suma la absoluta falta de infraestructura para la atención del turismo en alta montaña.

Falta previsión para darle valor a los paisajes y los productos que se promocionan. “Se pregona el monte más alto de occidente y no hay ni baños donde se pueda asistir a los visitantes. Cada organismo interviniente: vialidad nacional, provincial, gendarmería, ejército, aduana, migraciones, toma decisiones siempre tendientes al menor esfuerzo. Lo más simple es cerrar con el argumento de la seguridad y la prevención” expresa un representante del sector.

Los transportes turísticos que salen a las 7, están volviendo por estos problemas a las 23, lo que provoca disconformidad de los turistas.

Desde la Cámara de Turismo, la Asociación de Transportistas de Turismo y de Agentes de Viajes, se han realizado reclamos al Ministerio de Turismo, quien responde deslindando responsabilidad a los organismos nacionales.

El problema ha llegado a que las empresas que realizan excursiones a alta montaña, dadas las circunstancias deben comunicar  a los pasajeros que las excursiones llegarán hasta donde las autoridades lo permitan en ese momento.

Si bien se emite un comunicado diario, el mismo es de aplicación relativa ya que cualquiera de los organismos puede cortar el paso. A eso se le suman los reclamos piqueteros de los habitantes de la zona por cuestiones particulares como falta de bicisendas o iluminación, llegan a impedir el normal desarrollo de las excursiones.

No podemos “vendernos” como el principal paso binacional o la salida al Pacífico ni como un lugar turístico de gran categoría si no podemos garantizar la libre circulación, los servicios básicos de quienes transitan, ni poder cumplir con lo que se propone al turista.

Si en serio queremos ser la provincia que promocionamos vamos a tener que trabajar fuerte, coordinadamente y con honestidad, para no dar una mala imagen a quienes nos visitan y para apoyar y fomentar el comercio exterior. Si seguimos ofreciendo más de lo mismo, perderemos la potencialidad en lo logístico y el turismo de la que nos enorgullecemos y que por el momento es una falacia.

+ Noticias

El gran ausente

Por: Belén García