camiones en el Paso Cristo Redentor
CRISIS

El cierre del paso Cristo Redentor pone en riesgo crítico a las exportaciones mendocinas

Más de U$S700 millones en negocios y mercadería quedan en riesgo debido a las prolongadas interrupciones en el flujo comercial.

El cierre del paso internacional Cristo Redentor ha encendido las alarmas en Mendoza, ya que más del 70% de las exportaciones de la provincia se realizan a través de los puertos chilenos. Esta situación, que ya lleva 19 días en su última interrupción, está generando numerosas pérdidas para el sector exportador mendocino y pone en riesgo tanto negocios actuales como futuros.

La Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam) ha alertado sobre las graves pérdidas económicas que implica el cierre del paso internacional. Según estimaciones de Aprocam, cada camión varado en la alta montaña debido al cierre del paso representa un costo diario de U$S 250, que incluye el salario del conductor, gastos de viáticos, seguros y otros ítems. Con 4,000 camiones parados durante una temporada de 60 días sin actividad, las pérdidas diarias superan el millón de dólares.

Además de los costos directos, se estima que alrededor de U$S 100 millones en mercadería se encuentran estancados debido al cierre. En total, más de U$S700 millones en exportaciones mendocinas están en riesgo debido a la prolongada interrupción del tránsito por el paso cordillerano.

La situación ha generado críticas hacia la falta de prevención y políticas relacionadas con el sector de exportaciones, ya que los cortes en la cordillera son eventos previsibles en la temporada invernal. A pesar de la necesidad de agua que traen las nevadas, la falta de medidas como túneles de baja altura o mayor preparación para lidiar con las inclemencias climáticas está afectando gravemente a la economía de la región.

El paso Cristo Redentor es esencial para el comercio exterior de Mendoza, ya que ofrece costos de envío más bajos y una amplia oferta de empresas navieras en comparación con Buenos Aires. El retraso en las entregas y la pérdida de ritmo en las cargas están provocando la frustración de los exportadores y el temor a que los negocios se alejen.

+ Noticias