fbpx

Diego Stortini, presidente de la Cámara de Comercio, Agricultura, Industria y Tursimo de Tunuyán, se refirió acerca de la problemática y mantuvo una reunión con el director de Recursos Naturales de la Provincia Sebastian Melchor y más de 40 presentes representantes de diversas instituciones.

El martes 15 de Octubre, a las 17 horas se reunió el equipo integral de Recursos Naturales liderados por su director Sebastian Melchor, más de 40 presentes representantes de diversas instituciones entre las que se encontraban el Club Andino San Carlos, Club Andino de Tunuyán, Asociación Sanmartiniana VDU, el Jefe de Gendarmería y Regimiento campo Los Andes, Fundación Piedra Libre, Uniones Vecinales de Valle Sol y Nieve y de Villa Arroyo Grande, Vecinos del Manzano Histórico, y prestadores. Todos ellos fueron convocados por la Cámara de Comercio Industria Agricultura y Turismo de Tunuyán, bajo la conducción de su presidente Diego Stortini con el objeto de lograr los primeros consensos relativos al control del alga invasora denominada como DIDYMO.

Sobre el alga
La Didymo o Didymosphenia es una diatomea (alga) de agua dulce y fría. Es originaria del hemisferio norte, Europa y Asia. Su tallo, se divide junto con la célula propiciando una rápida propagación formando extensas floraciones que la convierten rápidamente en una especie invasora nociva para el ecosistema. El alga, invade principalmente el fondo de los cauces de ríos y lagos. Una sola célula es suficiente para propagarse a un nuevo cauce. La Didymo no es erradicable, y ha llegado para convivir con el ecosistema de Valle de Uco, por lo cual los consensos básicos logrados se asientan sobre el control cuidado para el transito de actividades y personas, de manera de no propagar el alga causes arriba o en otras cuencas hídricas de Mendoza.

Sobre la próxima temporada alta para el Turismo,
La Didymo ha llegado para quedarse y convivir con un ecosistema turístico como es el Manzano Histórico y alrededores. La cuenca del Arroyo Grande, en toda la extensión de su vado es utilizada por millares de visitantes que llegan a expensas de eventos sociales, deportivos, turísticos o simplemente para pasar un día en estos parajes. La comunidad local en consenso con los científicos, en el día de ayer dieron el primer paso: la culturización y el control para evitar una mayor propagación. Remover restos de barro, arena, plantas de la ropa, calzado, embarcaciones y equipos de pesca, Lavar indumentaria con detergente o lavandina cuando haya estado en contacto con aguas del cauce, Secar al aire y al sol durante 48 horas ropa y equipos.

Mucho se habla sobre un tema que presenta complejidad. Desde la CIAT se impulso un dialogo constructivo entre pobladores, prestadores turísticos y los técnicos de ambientes. El objetivo fue lograr Consensos Básicos para gestar una cultura de control ambiental en convivencia con diversas actividades turísticas.

Dejanos Tu comentario